Nuestra historia

Todo comenzó con Quinto. Bueno, este no es sólo un nombre , porque en Siena todos conocen a Quinto. ¿Por qué? Bien, podríais preguntarles a cientos de estudiantes hambrientos que en los años cincuenta encontraron en él un cariñoso, simpático y extraordinario hostelero que hacía bocadillos tan grandes, ricos y baratos que atraía a las filas de excursionistas, de estudiantes de los colegios y de la universidad. En fin, Quinto ha quitado el hambre a tantos estómagos y a tantos cerebros, durante generaciones. Después de los bocadillos, ha abierto una fonda que ha sido una piedra miliar de la restauración senesa. Probad a buscar en todas las guías nacionales e internacionales “De Quinto al Ceppo” y veréis como todos, italianos, alemanes, franceses, ingleses se han dado cuenta de lo que bien que se come gastando poco . Porciones abundantes, altísima calidad, precios honestos. ¿Un sueño? No, nuestra vida.

Ha pasado el tiempo y han ido naciendo nuestros hijos y sobrinos. Vivimos todavía juntos y trabajamos todos aquí. Nos hemos dado cuenta de que muchos llegan cansados, comen pero querrían también descansar para volver a salir. Nosotros estamos justo sobre la antigua Vía Francigena . Pensamos que las antiguas posadas ofrecían comida y descanso. Bien, pues dijimos, ¡hagámoslo nosotros también! No un hotel como los muchos que ya hay, ni tampoco una casa rural , porque no somos agricultores., sólo una docena de habitaciones sobrias, limpias y acogedoras para hacer que repose quien nos lo pida. De hecho, cada cruce permite llegar a tantos lugares. Pega el sol, sopla una brisa delicada, los campos son rojos por la tierra de Siena. Pensamos que es una buena idea. Llega el fontanero para el desayuno, el médico para una “fettunta” (pan tostado con aceite y ajo), el extranjero para un plato de “pappardelle” ( un tipo de espaguetis largos y anchos) con carne de jabalí, un grupo de amigos para “crostini” (pan tostado con una salsa encima) y vino. Llegan y se van , llegan y se van. Esta vía lo ve desde hace un milenio. Y el espíritu permanece el mismo.

Solicitud de disponibilidad

Estimado cliente, si desea recibir más información sobre los servicios que ofrece nuestro bed and breakfast o desea saber si tenemos disponibilidad en las fechas de su viaje a Siena. ¡Estaremos encantados de responderle lo antes posible con nuestra mejor oferta!

Dormir

Como decíamos, solamente una docena de habitaciones. Pero, dentro las hemos decorado muy bien. No son lujosas, no hay camareros con el frac que sirven el café o la bañera hidromasaje, pero la escalera de madera que lleva a las habitaciones es acogedora y recuerda tiempos pasados, las camas son comodísimas, el espacio abunda y los baños son elegantes en el estilo típico toscano, modernos y limpísimos.

Comer

Además de desayunos realmente inolvidables (encontrarse con un amigo del lugar que come “bruschetta” (pan tostado con manteca) y alubias blancas a las 10 de la mañana con un vaso di vino tinto es bastante normal), a la hora de la comida ofrecemos tantas exquisiteces locales: bruschette (pan tostado de cualquier tipo), salchichones y chorizos, quesos y sottolii (verduras en aceite) para satisfacer la fantasía gastronómica de nuestros invitados en bocadillos de cualquier dimensión, primeros platos diferentes cada día.

Los alrededores

Así que, el Ceppo se encuentra justo sobre la vía Cassia, entre Monteriggioni y Siena. Esto ofrece la ventaja de estar rodeado por áreas naturales de increíble belleza, com la Montañola senesa y Pian del Lago. Por esto el Ceppo es también el lugar ideal de salida para excursiones en bicicleta de montaña o a caballo.